jueves, 26 de junio de 2014

Fakebook

La mayoría de los humanos lo ven todo humanamente, pasan el universo entero a
través del tamiz de sus emociones y le atribuyen sus estados de ánimo, esperanzas y
deseos. Ante la indiferencia del absoluto y lo inevitable se esconden aterrados tras las
viejas estatuas de sus ídolos, e imaginan diálogos imaginarios con grandes amigos
invisibles que crecieron junto a ellos desde sus más tiernas infancias.

-----------------

El abuso de lo social es similar a las adicciones. Una dependencia obsesiva de las
imágenes que el adicto a la sociabilidad crea de los demás. Imágenes accesorias de su
vida. Personajes secundarios que vienen a sustentar la gigantesca importancia que suele
dar a su ego. Hoy todos se creen en cierta forma artistas y van por los mundos
virtuales mendigando atención. Esperan una moneda en su sombrero por mostrar los
maravillosos detalles de su vida, sin imaginar cuan aburrida es para el resto de los
egoístas.

------------------

Como un ejército de uno solo marcharé, siempre uno solo y nadie más. Recelo y
desconfianza  hacia quien se disfraza de semejante para hacerme amar la religión que ha
surgido de sus masturbaciones espirituales. Pero yo me rebelo con los ojos rojos
mientras devoro la presa que acabo de cazar con mis manos valientes. Y conmigo
marchan millones y millones de otros yo, que son solo a mi imagen y semejanza.
Aplastando a los otros que ocupan un mundo que solo debe ser para mí y nadie más.

Mientras sigamos creyendo que los demás son nuestro único recurso para alcanzar la felicidad, ellos seguirán siendo nuestra principal fuente de sufrimiento.

3 comentarios:

AXSER dijo...

Simplemente, EXCELENTE !!!!!
Te felicito FOBOS, he vuelto por estos lugares y me alegra encontrarte siempre tan lucido.

Saludos
AXSER

Spookie Boogie dijo...

¿acaso esas personas que llaman atención , lo hacen por que no tienen atención fuera de esa red socia?

Facebook se ha vuelto una pagina para todo, para hacer amigos, tener parejas, subir vídeos, fotos, paginas, clubes, es como la vida dentro de una computadora, algo que hace que las personas se vuelvan antisociales, es ridículo saber que algo que se ve a través de una pantalla que no se toca pueda lastimarte cruelmente, ahí entra el ciber-bullying , personas intimidadas por otras, insultos y otros acontecimientos, esto esta fuera de tema de lo que habías escrito.

personas que llaman atencion, eh, si lo he pensando, muchos "estados" llenos de dolor, haciendo que las personas tomen interes de ellas, algo desagradable, sinceramente no me agrada ese tipo de persona aunque confieso que anteriormente yo llamaba la atención de esa manera, pero luego entendí que todos somos excéntricos, adoramos hablar de nosotros mismos, virtudes y entre otras cosas, nadie se interesaría por otra a menos que te pueda alertar.

Gente que se quiere suicidar, gente que quiere asesinar, fantasías, mentiras y engaños, me pregunto cuando podrían salir de ese mundo, si te quieres suicidar, no lo digas y hazlo, si quieres asesinar, hazlo, si te siente triste, feliz, adolorido, siéntelo, de nada sirve que se lo digas a personas que viven su vida.

c: me he pasado un poco.. xD
no se si me salí de tema o no,
bueno .

Fobos dijo...

Hola Spookie Boggie

Te digo mi opinión al respecto.

Las redes sociales no hacen más que reflejar tecnológicamente el tipo de relacionamiento social que hemos construido como especie. La sociabilidad ha sido muy importante en términos cooperativos y nos ha permitidos grandes avances a partir de compartir conocimientos. Por otra parte ha generado corrientes de dependencia enfermiza en aspectos tales como la alimentación del ego o la exacerbación de las similitudes que puede haber en cada uno de nosotros. Esto ha dado pie a algunos conceptos aberrantes de la psicología, que presuponen que todos sentimos lo mismo y tenemos las mismas reacciones. Esto significa un menosprecio enorme de la naturaleza del individuo, que parece constreñido a estandarizarse sin posibilidad de variación. Y la locura tras estas ideas ha llegado tan lejos que hoy muchos se sienten desdichados si no se perciben como iguales a un grupo o sociedad determinada. Las personas que le dan importancia a las redes sociales suelen validar su existencia a través de otros. Son incapaces de actuar sin público, de prescindir de la aprobación ajena, de disfrutar de las cosas sin que nadie admire cuan feliz es su felicidad, cuya medida y regla son esas sombras que el designa como extras de su grandiosa película egótica. Como contrapartida, dan una relevancia gigantesca a la desaprobación de los demás y son fáciles de herir a nivel emocional. Ignoran que es imposible que otros nos conozcan realmente, ya que ni siquiera nosotros podemos abarcar nuestra completa naturaleza genuina. Y de allí que es también imposible que alguien logre insultarnos, menospreciarnos o lastimarnos con sus palabras, pues ellas estarán dirigidas a una imagen ilusoria que solo existe en la mente del atacante. Nos herimos nosotros mismos al pensar que nos están hiriendo.
Si llegamos a comprender eso, la única forma de lastimarnos que pueden tener otros es haciéndonos daño físico.